Uncategorized

Odio el corto plazo
y el largo plazo me corrompe.
Eslabones
de una cadena que arrastra
y que hunde.
Diez veces por milésima de segundo
me debato entre el abandono
y la permanencia.
Pero al primero lo temo
y la segunda me ahoga.

Y entonces cada milésima de segundo
me pregunto por qué
si veo la caída asegurada
me fuerzo al ascenso.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s